sábado, 5 de agosto de 2017

Insurrecta

                                     Desconcertada la abadesa, y conociendo que era imposible disfrazar su aventura, cambió de tono, concluyendo por demostrar cuán difícil era oponer continua resistencia al aguijón de la carne. Tan dulce en aquellos momentos como severa pareciera ha poco, permitió a sus ovejas que siguieran divirtiéndose en secreto [lo cual no había dejado de hacerse ni un momento], cuando se les presentara la ocasión, y, después de perdonar a Isabel, se volvió a su celda. Se reunió la monjita con su amigo, y le introdujo otras veces en su habitación, sin que la envidia la impidiera ser dichosa.

 Giovanni Boccaccio 
 El velo de la abadesa-El decamerón
     


            De rodillas en el reclinatorio, intento recuperar la tranquilidad que me ha sido robada. La celda, de frías paredes de piedra, me invita mas al desasosiego que a la paz interior. Un tosco camastro, una silla, una mesa de basta madera, son todo su mobiliario. 

-¿Para que mas?, me dijeron.

 Todo lo superfluo es prescindible.

     Mientras mi corazón sangra lagrimas carmesí, yo te invoco,llévame contigo Liberarme de este estéril sufrimiento



Yo,pecadora 
me confieso.

Si, es verdad
quebranté todos los votos
que te hice por amor
en un impulso de franqueza
que me inquietó el alma.

Las promesas
la dedicación plena
de ser solamente tuya.

Discúlpame señor
si no lo logré.

La tentación fue mayor
me rendí al deseo
pues ansiaba conocerlo
el sabor del pecado
quería saber 
si era dulce o amargo.

Osé
Probé
Y ...
¡Me entregué. !

Te juro que no miento
y sin querer 
ruego mi perdón 
Pues si pequé
si vendí mi alma al diablo
en un acceso de locura
y pasión 
castígame por favor
yo se.. sé 
me lo merezco. 

¡Señor!

Nada más puedo hacer 
todo lo que hice
fue de libre voluntad
insana entrega
en el lecho de la lujuria
en el deleite
de los placeres de la carne.

¿Y sabes Señor ?
te voy a confesar un secreto:
No conozco mejor sabor 
que el sabor de pecado
pisar el riesgo , osar 
desafiar límites 
segura o errada. 

Por eso y se que aun me quieres
señor tendrás que compartirme
con el demonio que me posee.
Cargando con el peso de mi secreto.

Y este deseo,
 que me escalda la piel 
por debajo de mis sedas
que crece y mi alcanza 
habita en al alcoba de la tentación

Aquí estoy señor
a merced de tu castigo
por mi redención .

© MaRía


16 comentarios:

  1. Me gusta, aunque no sé si el castigo en este caso sea tan diferente del pecado ;)

    Besos dulces Coté.

    ResponderEliminar
  2. Los pecados de la carne son una auténtica delicia...hay que pecar más ;)

    En este caso no podría pedir el perdón porque seguro seguiría pecando :))

    Me parece que volveré a leer el decameron, sí.

    Muackkkkkkkkkk desde un día lluvioso y fresco.

    ResponderEliminar
  3. A veces llevamos la palabra en los labios pero son los sentidos los que se deslizan por el precipicio dando rienda suelta al sentIr.

    A veces las voces que nos ensalzan y arrastran a nuestras espaldas...tan solo siente impotencia ante el exceso de sentir... viendo como quien lo hace vive y ellos critican a otros pifiendo redinció por au mal vivir.

    A veces ...cada 13 lunas nuevas ... hay una negra y el 21 será. Saldran hombres lobo y de cada uno de ese astuto ser que busca aullar al amor ...sin riendas ni condición ... ayer ni mañana...solo hoy.

    Disculpa CoTé creo que me fuí,
    pero lo mejor es que sé que me entiendes. ☆♡

    ResponderEliminar
  4. Amén!!!!!!
    Un abrazo y un avemaría :))

    ResponderEliminar
  5. Todo se complementa, mi querida amiga, lo que le falta a lo celestial, lo proporciona el averno... no hay principio sin fin y viceversa. Me encantó esta plegaria...
    Hay una frase por la red que reza así:
    "Si vas a pecar, hazlo bien, la penitencia es la misma"

    Mil besitos mi preciosa María y feliz noche.

    ResponderEliminar
  6. I love these drawings.
    So erotic.
    Mmmmm.
    xxx

    ResponderEliminar

  7. No hay ningún santo que antes no haya sido un gran pecador...

    Un beso y un cálido abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Hago un alto en mis vacaciones, querida MaRía, porque hace justo unos días estuve mirando una película de Pier Paolo Pasolini y cuyo tema es justamente lo que hoy tratas. Ese gustito de la carne que clama a gritos por un dulce pecado es tan intenso que hasta los mismos religiosos, curas o monjas, se han dejado llevar hasta quedar crucificados, bien en la profundidad de un bosque o en la superficie mullida de una cama. Ay, MaRía, este gusto no es pecado es solo un goce intenso y sagrado reservado al ser humano que sabe para qué tiene lo que tiene.
    Esta es una entrada maravillosa!
    Te dejo un beso...o muchos.

    ResponderEliminar
  9. Qué magnífica herramienta para el placer es la religión. Con su sentido del pecado. Porque si no hay pecado y la pasión es un sano ejercicio... ¿Dónde queda la verdadera diversión?¿Dónde el gusto de lo prohibido?
    Cada verso levanta el ánimo. Esta historia va subiendo con el ritmo adecuado, ni rápido ni lento. Hasta el clímax. Hay calores más fuertes que los del verano. Besos

    ResponderEliminar
  10. Amén, así de claro y contundente… Y pequemos, de esos pecados que nos hacen elevar los pies del suelo, porque la vida, son dos telediarios!

    Bsoss y cariños gigantes, mi preciosa amiga, y muy feliz semana! 😘

    ResponderEliminar
  11. Ay Dios , cuan integrada reflejan los escritos de ésta pecadora , qué a ellos me remito :
    ... Por eso y se que aun me quieres
    señor tendrás que compartirme
    con el demonio que me posee.
    Cargando con el peso de mi secreto.
    👌👏👏👏
    *Yo comparto esa cruz*😘✈🙋

    ResponderEliminar
  12. ¿A que Señor hay que disculparse por disfrutar de la vida, con los atributos que Él puso a nuestra disposición?

    ResponderEliminar
  13. Quién no ha pecado que tire la primera piedra. Hasta los santos han sido pecadores. Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Hola, MaRía:
    Mi más sincera admiración por la profunda expresividad que transmite tu poema, me parece exquisito.
    un abrazo, MaRía.

    ResponderEliminar
  15. No es preciso pedir perdón por algo que se entrega o se recibe de la manera que tus palabras desnudan los sentimoentos.

    Beso.

    ResponderEliminar
  16. Cada quien purga sus dolores y sus alegrías...
    solo uno se enfrenta a ese dilema , Dios solo sonríe...

    ResponderEliminar

Compartimos entre pieles

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...