jueves, 3 de agosto de 2017

Historias de un café

       Un tiempo vendrá
en el que, con gran alegría,
te saludarás a ti mismo,
al tú que llega a tu puerta,
al que ves en tu espejo
y cada uno sonreirá a la bienvenida del otro,
y dirá, siéntate aquí. Come.

Seguirás amando al extraño que fuiste tú mismo.
Ofrece vino. Ofrece pan. Devuelve tu amor
a ti mismo, al extraño que te amó
toda tu vida, a quien no has conocido
para conocer a otro corazón
que te conoce de memoria.
Recoge las cartas del escritorio,
las fotografías, las desesperadas líneas,
despega tu imagen del espejo.
Siéntate. Celebra tu vida

El amor después del amor
Derek Walcott


De un café a un bistró 
[Bar de la croix Rouge, Paris.]

  
 ¿Recuerdas? Te cruzaste en mi camino, ibas con prisa.

-Casi siempre voy con el tiempo justo, me dijiste.

           Una mirada, unas palabras y algo de en mi cambio;  no fue así, algo en los dos cambió.

          Casi todos los días nos cruzábamos, un saludo cortés, un guiño  y un hasta la próxima, y algo cambiaba, en ti , en mi.
   
           Eras un tipo raro, y es que yo siendo rara no podía dejar de pensar ¿Qué tiene? ¿Qué me atrae de él?

          A lo tonto comenzamos a compartir mesa en un pequeño café, entre cigarrillo  y cigarrillo, te miraba ensimismada mientras me contabas pequeñas historias de tu vida. No importaba si eran o no reales, sólo me importabas tú.

Me atrapaste una tarde de verano en aquella playa. 

        -¿Te acuerdas de aquel matrimonio? Pena, penita ,pena creo que le llamabas. Un matrimonio que estaba muerto; él delante y ella tambaleándose como  un tentetieso tras él. Demasiado calor, demasiados años, unos bañistas que la socorren y él, el sin darse cuenta de que "su amada" yacía bajo un sol castigador sobre la arena de aquella playa mediterránea.

          Claro que no fue entonces cuando realmente me cautivaste. 


[ Bar de la croix Rouge, Paris.]

París



-¿Conoces París?

           Negué en silencio, esperaba una nueva historia. Llegué junto a ti a Orly, en taxi me llevaste a aquel hotel, tu hotel: ¿El Hotel Du Louvre, verdad?.

-No es espectacular, pero si acogedor,

 De esos hoteles que tanto te gusta definir  como con encanto.

             De tu mano paseé por la Plaza del Carrusel, avancé por el Jardín de las Tullerías.

- En otoño invita a sentarse en uno de sus bancos; sonreías.

            Y un destino, otro de tantos, uno de tus favoritos:Fauchon

¿Recuerdas?

           Yo no quería, no quería viajar, no quería soñar, no te quería querer. Sabía que en aquel viaje, real o imaginario me atraparías.  Así fue y juré quedarme contigo.


© MaRía


17 comentarios:

  1. Bonito relato real o de ficción, pero para cerrar los ojos y soñar...
    Un abrazo y feliz jueves.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegra mucho que invite a cerrar los ojos y soñar , al fin de cuentas es lo importante que llegue e incite a desplegar las alas de los sueños.
      Todo relato siempre tiene algo de nuestra propia esencia, de nuestras propias vivencias, y como no algo también imaginado, soñado o....

      Un abrazo

      Que tengas un jueves maravilloso

      :)

      Eliminar
  2. Este relato me recuerda a mi amado Paris, al cual le he dedicado más de una entrada, quizá porque cuando vivía allí (en realidad a caballo entre Paris y España) viví momentos inolvidables o quizá porque cada vez que voy los vivo. París no es mi sueño, París es mi realidad :)

    Ainsssssssssssss París.

    Besitos desde esta bahía :)

    Estoy con el móvil sino te dejaba una canción ;)

    ResponderEliminar
  3. Buenas tardes, MaRía:
    Admiro lo ágil que has articulado el ritmo de tu relato, admito que mi narrar es recargado.
    Creo haber estado en alguno de los lugares que mencionas en tu cuento, lugares que se vuelven nuevos al visitarlos en tu compañía.
    Por cierto, una nueva casualidad: justo esta tarde que acababa de comentar en mi blog mi abandono de toda ilusión parisina, vuelvo a callejear por sus “ruelles” en tu compañía.
    Al final, resultó ser un vaticinio acertado el de que “Siempre nos quedará París”.
    Un abrazo, MaRía.

    ResponderEliminar
  4. Un relato muy lindo.

    Besitossss

    ResponderEliminar
  5. Qué bonito!!

    Me quedo con todo... Con lo que he leído y me has hecho sentir y recordar...
    "La escusa de un café para contarte de mí... Me contarás de ti?? No importa si es ahora... Más tarde... Junto a otro café... "

    Me fui de onda, mi querida amiga.

    Lo dicho... Es una presentación preciosa para perderse.

    Mil besitos y feliz día ❤ mío

    ResponderEliminar
  6. París toujours París!!!
    Besos.

    ResponderEliminar

  7. París, bien vale un fin de semana...

    Biquiños, María dende a Costa da Morte.

    ResponderEliminar
  8. Hay reCuerdos que se quedan en el alma como café entre las manos.
    Hay momentos qu3 nos envuelven como el aroma de esa taza que a sorbos haces tuya por momentos.
    Hay aromas que sencillamente no vence el tiempo.
    Hay cafés que son momento, excusa, silencio, conflicto, arreglo, destiempo... hay tantos aromas como habitan sobre la piel de un verso.

    Mi abraz☆ de ♡☆ CoTé

    ResponderEliminar
  9. unas historias maravillosas.

    ResponderEliminar
  10. De algunas personas no se puede escapar, más cuando no se quiere.

    Besos dulces Coté y dulce fin de semana.

    ResponderEliminar
  11. Parte de ti se percibe, quizás me equivoco, pero así lo siento, es un relato armonioso, invita a cerrar los ojos y dejarse llevar.
    Gracias, MaRía por pasarte por allá y mostrarme el camino, una bella casualidad, a veces, estamos tan absortos en un punto fijo que no vemos lo maravilloso que nos rodea.
    Muchos besos

    ResponderEliminar

  12. Redondo.

    Un beso y un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Me ha encantado la historia. Lo bueno que tenéis quienes os dedicáis a la poesía es que en cierto modo, no la abandonáis ni siquiera en la prosa. Es una narración pero todas las frases cuentan, no sobra nada. Todo está contado con estilo, con elegancia, con precisión. Y lo de París es la guinda del pastel. Mi ciudad preferida. A lo mejor es que nos han dicho que el amor tiene allí una estación principal y de provincia. Pero lo cierto es que es un escenario que tiene muchos y muchas admiradoras. Buen fin de semana, sea cual sea tu escenario (el de mar no es menos agradable). Besos

    ResponderEliminar
  14. El amor siempre, antes y despues del amor, el beso calido de despedida, ese regresa pronto, estes donde estes.....no hace falta que sea Paris, el sitio no importa, solo es intensidad inmensurable. Viva el amor, vive tú vida.
    De Norte a Sur mi cariño

    ResponderEliminar
  15. Y es que cuando el amor florece de entre cada esquina de la piel y del alma, cualquier escenario es perfecto, idóneo para saber que cada instante, quedará retenido en la retina y en el corazón…

    He paseado feliz y emocionada por tus letras, sintiendo y sabiendo de esos latidos, y de ti…

    Preciosa exposición, mi querida amiga… Creas hermosas obras con las que deleitarse...

    Bsoss enormes, y muy feliz finde 😘

    ResponderEliminar
  16. Lo que intenso fluye del ayer al hoy y seguirá dando su fruto para el después...
    vivencias que se sienten legítimas, definitivas...
    por lo que cuenta el saber amar y encontrar en cualquier lugar
    el momento propicio para que lo relevante fluya paso a paso.

    Abrazos.

    ResponderEliminar

Compartimos entre pieles

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...