jueves, 3 de noviembre de 2016

Rescoldos

Si no era Amor, era vicio.
 Porque jamás una boca me hizo regresar tantas veces
 por un beso. 

 Con las alas en llamas

 [Germán Renko]



Me lo pediste con el corazón en la mano,
 con el deseo en todos los poros de tu cuerpo,
con la voz y con la mirada,
 con los dedos; lo sé.

        Nos habíamos encontrado, como tantas veces. Pero en esta ocasión todo era distinto. Había sido después de.. y yo quería saber; deseaba hablar, conocer, preguntar.

      Porque lo que deseaba en el fondo era encontrar una razón, un motivo, justificar, intentar comprender, asimilar, masticar todo aquello que había sucedido y que no tenía para mí, ningún sentido, a priori. Pero era difícil encontrarlo, porque tampoco tenía, tiene ni tendrá sentido para ti, es simplemente una acción más de tu absurda forma de ser.

         Tras una larga charla, en aquella habitación; yo,   sentada en el borde de la cama, y tu en la silla, cerca ambos, con las manos enlazadas, y con presiones constantes de nuestros dedos, mientras hablábamos atropellándonos el uno al otro a veces, o escuchando en silencio otras, bañado el ambiente en lágrimas, en suspiros entrecortados, en lamentos. Tras todo eso, nuestras bocas se habían acercado, y nuestros labios empezaron un trémulo encuentro.

       Un intercambio de besos cortos, primero, seguidos de golpes de boca, mezcla de rabia y pasión, de roces intensos, de juegos largos, de contacto constante, solo de nuestras bocas..

               Esas bocas que tan bien
 saben acoplarse
 y decirse sin palabras,
de sentirse,
 de transmitir todo, 
desde lo más ínfimo, 
hasta lo más sublime.

            Sin soltarnos, nos habíamos puesto en pie. Tus brazos rodearon mi cuerpo, nos habíamos fundido en uno de aquellos abrazos que cortan la respiración, que atenazan, que oprimen, pero que dejan salir toda la presión contenida durante las últimas horas, y que ahora, se deslizaba fuera de nos.

       Así, libres de esa angustia, nuestras células empezaban a volver a sentir ese deseo, ese amor intenso, esas ganas mutuas de compartir.

Y por eso me lo pediste ,
porque en mis ojos leías el mismo deseo.
Porque no fuiste tú quien
 me desabrochó la ropa. 


Poco a poco, tan solo con el silencio roto
 por el roce de nuestras miradas
 sobre aquellas partes de nuestra piel 
que iban apareciendo a la vista, 
fuimos sintiendo crecer el deseo.




 © MaRía



  29/04/2009


21 comentarios:

  1. Y eso es un vicio, ese deseo de querer sentir al otro, de quererlo en su totalidad, de que una cosa lleve a otra y el resultado final sea lo que tenemos en mente cuando sentimos.

    Besos dulces MaRía.

    ResponderEliminar
  2. Si el sentimiento era auténtico, entonces solo queda cerrar los ojos y suspirar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Bendito vicio, si es de besos !!!! ;)

    Wau!!!! Wauuuuu!!!!
    Espera que te pongo un montón más de interjecciones porque este post se las merece Buaaaaaa!!!!! Ufffff!!!!! .... Aaaaaah!!!!!!!!
    Meeencanta la primera foto blanco y negro rojo derritiéndose en le vestido ... Mmmm preciosa
    Meeencanta tu manera de expresar un momento raro que se inicia con lágrimas, seguramente reproches y termina ... Guau!!! cómo termina ;)
    Pura magia apasiona esta entrada MaRía ... como un coletazo de tu impresionante cola de sirena sobe el mar .. todo espuma!

    Fantástica cielo!!!
    De corazón te lo digo... solo un minúsculo pero .. a veces he tenido la sensación como que has cortado texto .. como que falta algo ... pero da igual ¡genial!


    Un beso inmeeenos de sur a norte .. hoy parece que ya el sol se despide ... no sé, acabo de llegar de viaje y no sé si estos días pasados ha sido igual, sea como sea estamos en otoño y no podemos pedir más a este fantástico tiempo que estamos disfrutando


    PD
    Ah! y graacias por ...
    Por ser tan comprensiva!
    Si alguna vez ves que digo alguna idiotez más de las habituales haz como si no vieras nada. piensa .. pobre, es que es así, ni le dan más las neuronas ;)


    MmuaaaaksS!

    ResponderEliminar
  4. Las peleas y discusiones también traen cosas buenas, sobre todo más intensas ;)
    Besos,guapa.

    ResponderEliminar
  5. Cuando uno arde en deseos. No importa que sea vicio o el sentimiento que cada cual pueda darle. Sólo es arder en ese palpitar que te transporta a lo auténtico, cierras los ojos, los sonidos se prolongan y como no... siente uno con el corazón como si fuera un péndulo en movimiento oscilante y el alma acuna o mece en ese suspirar que os lleva a otras dimensiones y traspasáis el infinito.
    Maravilloso relato que hace reflexionar y al mismo tiempo entender ciertas cuestiones del verbo y emociones del cuerpo que suele hablar por sí solo... Así como el silencio fuera esa sonata de arco iris que irradia con todo esplendor.
    Biquiños dende Lucus Augusti ata esa ría, María.

    ResponderEliminar
  6. Such a beautiful, sensual post.
    Gracias, Maria.
    (You're good.)
    xo

    ResponderEliminar
  7. El lenguaje de los besos, a veces es más explícito que las palabras… Un río de caricias y miradas que desbordan todo el deseo contenido…

    Precioso, querida, María… Y el vídeo maravilloso…

    Bsoss y cariños enormes ♥

    ResponderEliminar
  8. Muy buena historia, sensualmente escrita.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  9. Se merecen dejarlos solos que no se distraigan, si es vicio repetirán, si es amor tambien. A ti un abrazo y un aplauso

    ResponderEliminar
  10. Como dice Raphael en la canción de "Escándalo" "si lo nuestro es pecado yo no dejaré de pecar.

    Besos MaRía.

    ResponderEliminar
  11. Cuando hay rescoldos tan solo un suspiro prendera la pasión contenida.
    Cuando se amo con intensidad el fuego se puede apagar, pero siempre quedan ese rescoldo que de manera latente sigue esperando un motivo para volver a combustionar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Bue....si es vicio, habrá que repetir, muchas pero muchas veces, eh??

    Wow!

    Besos MaRía =)))

    ResponderEliminar
  13. Alguna vez me he sentido como en tu escena pero en el otro lado, el del hombre que se comporta de una forma absurda y no explica.
    Y no explica porque a muchos hombres las palabras sobre lo que sienten nos cuestan más. O sencillamente ni las encontramos. En cualquier caso esas escenas se suelen explicar solas cuando acaban como en tu relato. O mejor dicho, no necesitan palabras ni explicaciones. Los finales felices coo ese son muy elocuentes. Besos

    ResponderEliminar

  14. Unos rescoldos muy ardientes...

    Un beso y un cálido abrazo!

    ResponderEliminar
  15. hay Maria
    me encantan tus texto tienen ese que yo
    que embriaga
    abrazo

    ResponderEliminar
  16. María, un placer leerte, escuchar y saludarte.....apasionante relato que refuerza y ensalza los sentidos!!
    Un gran abrazo!

    ResponderEliminar
  17. Quebrar el silencio con la voz de las caricias, con la acometida de las miradas, con la liturgia de las palabras que son algo más que rescoldos, aquí...siempre, en tu blog.

    Beso.

    ResponderEliminar
  18. "Alabado" sea ese vicio que nos hace retornar, una y otra vez, a la boca de la persona amada...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Bendito y placentero "vicio", querida, ojalá fuese así en todos los sentidos.

    (Me quedo por aquí también, preciosa, ya te localizó mi penosa memoria) ;P

    Besos, María.

    ResponderEliminar
  20. Ya llegó el invierno, pero al leer cada una de tus letras me da la sensación de estar disfrutando de una nueva primavera. Desde este Sur mi cariño

    ResponderEliminar
  21. Sensual y bello relato.

    Besitosss

    ResponderEliminar

Compartimos entre pieles

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...