miércoles, 30 de noviembre de 2016

Amor de tres



El ciego amor no sabe de distancias
y, sin embargo, el corazón desierto
todo su espacio para mucho olvido
le da lugar para perderse a solas
entre cielos abismos y horizontes.
Cuando me quieres, al mirarme adentro,
mientras la sangre nuestra se confunde,
una redonda lejanía profunda
hace posible nuevas ilusiones.
Ser tuyo es renacerme porque logras
borrar, hundir, que se retiren todos
los espejos, los muros de mi alma.
Blancura del amor. Con cuánto fuego
se anunció tu presencia. Tengo ahora
la luz de aquel incendio y un vacío
donde esperar, donde temer tu vida.

Manuel Altolaguirre




     Había pasado casi un año desde la primera vez que se habían visto, desde que se habían mirado, abrazado, besado.

             En ese momento de confirmaron lo que realmente sentían, y todo aquellos sentimientos eran reales o eran fruto de la imaginación.

               Llevaban ya muchos meses de de largas charlas, me muchas risas, de muchas   disputas. Todo había comenzado como una amistad, una amistad en la que ambos se habían puesto unas condiciones, para que simplemente fuese una vía de escape en su rutina diaria; nunca se conocerían en persona, seria una amistad “”virtual”” así cada uno podría ser mas libre , mas sincero ; se contarían todo y se apoyarían el uno en el otro .

                  Las15:30, era la hora; Ella salía apurando el paso de su trabajo y en lugar de irse a su casa, se diría al ciber mas cercano para así no hacerlo esperar, para poder aprovechar el breve tiempo que tenían para estar los dos solos.

                     El; otro tanto de lo mismo, se conectaba en su trabajo, aun a riesgo de ser sancionado, en un ciber, en su casa; y así fueron pasando los días.

                       Vivían en la misma ciudad, una bonita ciudad de provincias, incluso podían ser conocidos, pero eso poco importaba, es más no ponían ni sus fotos cuando hablaban, en este caso y para los dos el físico era lo de menos; siguiendo su pacto hablaban del día a día, de sus temores, de sus problemas; y aun a pesar de ello, ninguno de los dos se atrevía a hacer preguntas demasiado personales.


       Quizás, en el fondo ambos sabían que no las debían de hacer; eso podría ser el final de esa amistad.

        Al cabo de tres meses, a Tomás lo trasladaron a otra ciudad, pero en este caso la distancia era lo de menos, seguían con sus mismos hábitos; su cita de las 15:30; cada día las llamadas eran más frecuentes y surgió una nueva cita diaria: todas las noches, cuando la casa de Ana, se quedaba en silencio. Su móvil sonaba, era el  sus conversaciones cada vez fueron subiendo de tono; las voz entrecortada de ambos delataba que había algo mas que una buena amistad.

           Una mañana,  recibió un mail cuyo asunto era: “”hablando claro”” ; Tomás se desnudaba ante ella, le respondía a todas esas preguntas que ella nunca le había hecho: Era un hombre casado, felizmente casado, con familia, una vida y eso era lo mas importante para el, su familia ; no se extraño, se había puesto una venda, aun así esa era la realidad que al fin salía a la luz.

           Su repuesta fue clara, le daba igual, seguirían solo como amigos, no lo quería perder como tal; con el transcurso de los días parecía que ese correo los había liberado, las dudas, habían quedado atrás.

Ana con su vida y Tomás con la suya.

          Ella decidió olvidar lo mucho que lo estaba empezando a querer , comenzó a verse con un amigo, aunque los dos acudían a sus dos citas diarias. Una tarde conversando ,  le contó que salía con un chico, y que se había acostado con el, acostado para olvidarse del, habían quedado en ser claros y así lo estaba haciendo Ana, esperando la reacción de su amor imposible.

            De pronto un silencio se percibo entre los dos; él había enmudecido , en muchas ocasiones le pidió que fuese a verlo un fin de semana, y aunque ella lo deseaba, deseaba saber como era el hombre del que estaba enamorada, sabía también que no era bueno para ninguno de los dos.; pero esa tarde al ver la reacción de Tomás comenzó a planteárselo.

          Ni tiempo le dio, al día siguiente tenia el billete electrónico que le llevaría junto a él.

           Amó y se sintió amada apasionadamente, los dos se dejaron llevar por la pasión, mas que pasión locura;  abandonó su trabajo para pasar mas horas junto a él; por su parte Tomás  no era consciente de lo que estaba arriesgando.

          El había pedido de nuevo el traslado a su ciudad y así todos los días se amaban, se miraba, se besaban , se comían. Ambos habían perdido toda cordura.


          Así comenzó una historia de amor y desamor, que había durado casi un año; una historia que ella decidió terminar una tarde de otoño a las 15:30 de la tarde;




porque

amor, amor de tres, amor no es.

© MaRía

enero 2008



20 comentarios:

  1. Bonita historia, bien hilada, para reflexionar. Es difícil, yo conozco historias donde tres es poco...
    Abrazo fuerte !

    ResponderEliminar
  2. Brrraaavoooo!!!
    Me ha encantado, todo, pero me quedo con tu última frase. No, no es.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Precioso todo, amiga... Y las fotos seleccionadas, de cine...

    Me encantó, sobre todo, aquello de:

    Con cuánto fuego
    se anunció tu presencia...

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  4. Que bonito, María, con este escrito acabas de pagarme la estra. Muchas gracias. Desde este Sur entre nubes y claros mi cariño y un gran aplauso

    ResponderEliminar
  5. Una cosa es tener una aventura o un amor apasionado y pasajero, o por puro placer, pero ya si se trata de un amor entre tres, yo creo que es algo peligroso, eso es jugar con fuego, y al final, es uno mismo es que se acaba quemando. Me parece que es eso; que amor, amor de tres, amor no es. Alguien en esa situación, sale muy mal parado. Ahora lo que me parece raro y a la vez curioso, es terminar esa relación a las 15:30 horas de la tarde. Es mejor esperar a las seis de la tarde, y al menos ya se va uno merendado. Bien por el Cigala.

    Besos MaRia.

    ResponderEliminar
  6. Que triste final, pero se ve que no hay solución, tres es multitud.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Los sentimientos viven y mandan desde su más libre albedrío… A veces no somos conscientes del daño que nos pueden llegar a hacer, y sencillamente, los dejamos actuar, nos dejamos llevar por ellos, porque es lo que nos dicta el corazón…aun sabiendo, y más cuando es un triángulo la figura que los vincula, que tienen pronta fecha de caducidad…

    Una historia que sin duda es reflejo, de otras muchas que suceden…

    Un placer leerte, mi querida María…

    Bsoss y cariños ♥

    ResponderEliminar
  8. GRACIAS MARÍA, POR TUS PALABRAS Y POR EL VÍDEO QUE ME HAS ENLAZADO. ME ACUERDO PERFECTAMENTE DE ESTE GRAN CANTANTE VALENCIANO JUAN CAMACHO, DE SUS GRANDES CANCIONES, Y DE SU TRÁGICA MUERTE.

    BESOS.

    ResponderEliminar
  9. Me encantas cuando te haces prosa, María, una prosa que no pierde en ningún momento de vista a la poesía. Yo no me atrevo a sentenciar qué dos, tres, .... es o no es amor, creo que hay muchísimas situaciones en la vida y cada cual sabe la que vive, pero con respecto a esta historia en concreto, creo que el problema no es el número sino la balanza, la gran desigualdad en lo que cada uno entrega y en la forma en qué lo hace. Yo aquí también habría optado por cortar a las 15:30
    Un abrazo de ola gigante.

    ResponderEliminar
  10. Me ha gustado la historia, lástima, pero es cierto, no, no es amor.

    Besos =)))

    ResponderEliminar
  11. Interesante historia...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Una historia bien narrada, en la perspectiva, en los planes y promesas todo vale, somos abiertos y sinceros. Hasta que llega la realidad y sucede aquello que parecía no importar pero que importa mucho. Hoy en el tren leía: Cariño he pensado que me gustaría hacer un trío -¿Y con quien? -Con las dos chicas que vimos en el centro comercial. Abrazos

    ResponderEliminar
  13. Una historia muy bonita porque lo que prima ahí es un sentimiento puro, es cierto que compartido e infiel... Pero al fin y al cabo... Amor es.
    Pero estoy de acuerdo con la protagonista. Dejar atrás lo imposible.

    Mil besitos, preciosa.

    ResponderEliminar
  14. Amor, amor de tres no es...o no puede, debe ser.
    Una historia apasionante.

    Feliz noche.

    ResponderEliminar
  15. ¿Y que digo yo en este comentario? Me has dejado sin palabras ¡Chapeau!

    ResponderEliminar
  16. ¡Qué gran historia! Me ha tenido enganchado desde la primera frase. Un relato interesante que diferencia muy bien entre lo que es amor y lo que puede ser lo otro. O no. Tal vez se genere debate al respecto. El de decidir si pudo o no haber amor entre Tomas y su amada o viceversa. El amor, como todos los sentimientos, se vive en el cerebro. Y si allí sucede algo es que es real. Sea como sea excelente de principio a fin. Besos

    ResponderEliminar
  17. "Amor de a tres no es amor" Es cierto. Pero a veces es lo único que queda.

    Hermoso relato.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  18. El amor tiene tantas formas de manifestarse que cuando es real no sabe de números ni circunstancias y solo quiere ser. El amor verdadero ha de ser valiente siempre.

    Besos dulces.

    ResponderEliminar
  19. Una historia que engancha, me encantó.

    ResponderEliminar
  20. En ocasiones nos ciega la pasión tergiversando esta con el amor. Tu relato es creíble con ese toque tan peculiar que te hace única.

    M.P.


    Besos

    ResponderEliminar

Compartimos entre pieles

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...