viernes, 20 de mayo de 2016

En una calle de Dakar

Ven aquí, mi amada, 
ven, y bésame.
hay una nueva ley 
que dice que debemos abrazarnos.
[estrofa de una canción  del pueblo zulú
Sudáfrica]
   

       Me lo  encontré  en medio de un mercado en el centro de Dakar. Ya era de noche, había gente, coches y bicicletas por todas partes y yo intentaba deshacerme de dos chicos que me ofrecían desde enseñarme no sé que tiendas de telas hasta guiarme a un restaurante de especialidades senegalesas o, incluso, mostrarme sus artes amatorias si lo que buscaba era sexo.
    No debían tener ni 17 años, así que me dio risa cuando me sonrieron, me guiñaron un ojo e intentaron cogerme del brazo diciendo: “Tú, mujer, guapa, sexo”…
       No les debió de sentar demasiado bien que una mujer se riera de ellos, así que cambiaron de tono y me agarraron con más fuerza. Intenté zafarme, pero eran muy fuertes y no pude. Alrededor, nadie parecía darse cuenta, y fueron ellos los que se rieron cuando amenacé con llamar a un policía, quizás porque no había ninguno en varios kilómetros a la redonda.
      Agobiada, intenté mantener la calma y razonar con ellos, pero eran muy insistentes y uno incluso se atrevió a pasar a mayores, tocándome el culo. Estaba a punto de darle una bofetada, creo que incluso levanté la mano, cuando escuché una voz grave que les decía algo en su idioma.
       Surtió efecto, porque desaparecieron entre la multitud en menos de dos segundos.

          Busqué con la mirada al hombre que me había defendido y nuestras miradas se encontraron. ¿Habéis sentido la química alguna vez? Espero que sí, porque así sabréis de que hablo. Sin decir nada, el desconocido me cogió de la mano y me sacó de allí. Me condujo por una serie de callejuelas estrechas y atestadas de gente, y yo me dejaba llevar, a pesar de que era igual de extraño para mí que los chicos que me molestaban hacía unos minutos.
         Sin embargo, sentía que podía confiar en él, realmente. Caminábamos muy juntos y sentía su mano caliente tocando la mía y sus dedos entrelazados con los míos. Era alto, llevaba unos vaqueros ceñidos y una camiseta blanca. Vestía de manera demasiado occidental, por lo que supuse que quizás vivía en Europa. Fueron unos minutos auténticamente subrrealistas, porque ninguno de los dos decíamos una palabra.

         Llegamos a una plaza y nos montamos en un autobús atestado de paisanos  que volvían a casa al término de la jornada.
                                 Estábamos de pie, muy juntos, y sentía todas las miradas clavadas en mí.
Una mujer blanca en aquella zona alejada de los circuitos turísticos,
 con los labios entreabiertos y húmedos, 
tan cerca de la boca de un hombre negro como el carbón…
 © MaRía

26 comentarios:

  1. Rescato parte de un relato de hace años , en una mañana de viernes ,
    sed muy felices y no dejéis de soñar con los pies en el suelo :-P

    besitos

    ResponderEliminar
  2. Ups...tengo los pies en el aire....

    Me gusta la voz de Seal.,muy evocadora para tu relato.
    Qué pasará en ese bus?

    Lindas las fotos con Heidi Klum.

    Un beso black&white!

    ResponderEliminar
  3. Buen rescate MaRía.
    Y con el relato conduces nuestra imaginacion dejando que sueñe e imagine un final a esta historia.
    Ya que nos dejas una puerta abierta para imaginar lo que la mente desee.
    Un buen día y un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  4. Se puede soñar con los pies en el suelo o volando pero esto último solo un rato por no estrellarse de muy alto.
    En cuanto al relato está muy bien medido en sus tiempos. He entrado en esas exóticas calles, he podido imaginar la turbación (especialmente cuando ese tipejo toca el culo a tu alter ego literario). Luego la liberación de... mejor no sigo que estoy destripando el asunto a la gente que lea los comentarios antes del relato. Tengo que confesarte que la frase final me desvela la pregunta que me hacía mientras leía la historia, cómo era y por qué se hace hincapé en cómo viste. Pues claro, porque es una pasión en otro mundo, con otras gentes, pero con la misma sangre que quema igual. Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  5. se intuye una sesión placentera de intercambio cultural.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Bonito relato que nos "rescatas", como tú dices, para disfrutar en la tarde.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Bueno Marìa, tu relato de pelìcula! el principio es bastante frecuente por desgracia en algunas barriadas no solo de paìses exòticos, pero el final cuando llega él - tan caballeroso - en el momento justo, jaja... y bien guapo ademàs...lindo relato que pide segunda parte...
    ... los sueños son imprescindibles para alzarnos sobre el suelo de vez en cuando
    besitos guapa
    p.s: me encanta tu foto de cabecera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MaRìa, te copio aquì lo que he escrito en mi lareira:
      es precioso tu vìdeo, me encanta, es superrrromànticooo, igual que la canciòn!!!!
      Lo has rodado también tù?
      Bueno, muchas gracias por dejàrmelo, es un regalo que me recuerda a ti. Alma gallega, se nota , y tanto...
      Feliz semana, buena noche
      Baci besos bicos

      Eliminar
  8. Para la atracción no hay diferencias de ningún tipo, sólo surge y se siente y te lleva.

    Besos dulces y dulce fin de semana.

    ResponderEliminar
  9. Muy buen comienzo, amiga. Espero que cuelgues el resto del relato.

    Besos, y feliz finde.

    ResponderEliminar
  10. jejeje Y si se te espanta el sueño, ya sabes, eh???

    :P

    Apapachos y buen finde ♥

    =))))

    ResponderEliminar
  11. Espero impaciente la continuación, María, el comienzo es prometedor :)
    (Menos mal que puedo comentar en tu blog, llevo un montón intentando insertar comentarios en tus entradas y hasta hoy era tarea imposible).
    BEsos y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  12. Pues si todos los rescates que haces son como éste... no dejaré de leerte nunca. Me ha gustado mucho, bueno... ya sabes que me encanta como escribes y como piensas. Aquí me siento como en mi casa.

    Un beso y disfruta del fin de semana.

    ResponderEliminar
  13. La química... todo es cuestión de eso, querida mía. Gracias por deleitarnos con tu relato o parte de él, no tuve la oportunidad de conocerlo entonces y ahora ha sido un verdadero placer leerte.

    Mil besitos, María.

    ResponderEliminar
  14. ¿Parte de un relato? eso quiere decir que otro día nos contarás mas. Seré obediente soñaré con los pies en el suelo y a cambio nos cuentas el resto del relato. Saltos y brincos

    ResponderEliminar
  15. Tu chico y el contexto de esta exótica historia, exactamente igual que este sábado que ha amanecido oscuro oscurísimo, triste y muy nublado, lo cual no quiere decir que como todo, no pueda sorprendernos... dejándonos boquiabiertos y deslumbrados, desde luego tu historia tiene toda la pinta que va a ser así...

    Que tu sábado sea fantástico mi querida sirena negro/blando oscuro/clarito o verde azulado
    Mil besos llenos de cariño como siempre, Sur/Norte -----------------------> MmmuuuaaaaaaaaaaaaaksS!

    El resto del finde verde azulado brillante obligatoriamente ;)

    ResponderEliminar
  16. Entrecortado el aliento, el calor sonroja la piel...

    ResponderEliminar
  17. Es un relato francamente bueno.

    ResponderEliminar

  18. Y entonces... :O
    Me quedé con las ganas... :P

    Abogo por esa ley... que sea universal! ;)

    Buen finde también para ti.

    Un beso y un cálido abrazo!

    :)

    ResponderEliminar
  19. Un ángel que de pronto aparece y con el que no hacen falta apenas palabras… Vínculo que se intuye, que se siente a través de la mirada…

    A veces la realidad supera a la ficción, como suele decirse… y qué cierto es…

    Un placer siempre, leerte y sentirte, mi querida amiga…

    Mil Bsoss gigantes y feliz finde!! ♥

    ResponderEliminar
  20. Situación peligrosa. Me gustaría ver cómo sigue el relato, supongo que acaba genial, con unos cuantos revolcones, jajaja
    Besos, guapa.

    ResponderEliminar
  21. ¡¡Muy buen María!!

    El video ya me cuenta el final que mi mente perversa ya había imaginado.

    ResponderEliminar
  22. Debes haber volado muy alto, sublime.

    ResponderEliminar
  23. Solo decirte, NO PARES, CONTINUA, TUS LECTORES MERECEMOS TODA LA BELLEZA QUE ALMACENAS EN CADA RESQUICIO DE TU ALMA, NO NOS DEJES SIN ESE APICE DE TI. MI CARIÑO DESDE MUY CERQUITA DE CASTRELOS.

    ResponderEliminar
  24. Buenos días, MaRia:
    Enhorabuena por el contenido de tus dos blogs.
    Disculpa mi visita apresurada, pero hoy el tiempo no está de mi parte.
    Me atrapa la manera en que avanza tu relato, de una manera tan sinuosa como tú y ese desconocido os vais acercando de forma sugerente.
    Feliz lunes.

    ResponderEliminar
  25. Muchas gracias a todos por vuestra huella
    colgaré el relato completo en una pagina complementaria , así que cuando lo tenga "preparado" dejaré el link en esta misma entrada como comentario
    Un beso enorme y bienvenidos, como a aquellos que habéis llegado a esta orilla recientemente , espero seguir seguir disfrutando de vuestra compañía

    ResponderEliminar

Compartimos entre pieles

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...