lunes, 21 de marzo de 2016

In Nomine

 Hacer de sí la obra, volver actor al otro,
para que lo mismo improvise su forma,
su ilusión de único, inefable.
La perfección de un momento que habla
en los cuerpos, aúlla,
aunque fallen las palabras:
blasfemias, abrazos
furiosos como un sonido atroz de maravilla.
Él no cree y es su falta de fe lo que prodiga.
Ella escucha el insulto amoroso del callar.
Liliana Lukin

Crucificame después
sólo después de pecar
Dame de tu agua bendita
que sacie esta sed
dame de tu agua
emborracharme de ti
[y
mirarte
mirarte
mirarte]
sin parar de codiciar tu cuerpo
abusar de ti
degustar de ti
lamer de ti...
... hasta desfallecer.

Danzar descalza en tu vientre
en ese ritual sagrado
nuestro, tan solo nuestro

Fecundar los cuerpos
con sabia bendita 
Matando el placer condenado
entregando  el cuerpo mancillado

Rezar con fe a ti mi dios
Absuélveme, luego
ciñendo mis pulsos al tronco de tu cruz
Entregándome desnuda y tuya
al calvario que me otorgará la salvación
Después de resucitar poder reencarnarme
una y otra vez en tu  pecado 
© MaRía

Compartimos entre pieles

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...