jueves, 14 de enero de 2016

Amanece

Scenery from my window [Yiruma ]

Querían hablar, pero no pudieron; 
había lágrimas en sus ojos.
 Ambos estaban pálidos y delgados; 
pero aquellos rostros pálidos estaban iluminados
 con el amanecer de un nuevo futuro.
Crimen y castigo
Fiódor Dostoyevski.
Una tibia luz brillante, cálida
 resalta el color de las casas , 
de sus  paredes , 
los adoquines mojados 
relucen en la calle dormida.

Hay en el aire un sutil sonido 
en las  hojas del naranjo
 ebriamente acompañan
 olor el canto de los pájaros,
 anunciando un nuevo amanecer.
Otro día va despertando al alba , 
comienza a mostrarse pleno de vida
 a través de la maltrecha 
persiana de la habitación, 
desperezando los cuerpos 
que se rinden al recuerdo
 de los  tibios lienzos. 

¡Ah!
 pero el día insiste,
 la vida presiona,
  el sol cumple su deber, 
acariciando rostros
 con esa tibia ternura
 que  provoca una sonrisa,
 de esas que inevitable desvelan
 una inexplicable felicidad. 
Obedece el cuerpo, 
en un ritmo in crescendo , 
se escuchan voces, 
pasos, risas y llantos
 como gotas de fina lluvia
 que besan  jazmines.

Latidos del corazón,
 miradas enamoradas, 
vestigios de la batalla
 y
 el manto sagrado del amor
© PieL

Compartimos entre pieles

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...