jueves, 13 de agosto de 2015

De códigos & Ciudades

     

 Dicen que cuando uno empieza a pensar que  lo de antes es mejor que lo de ahora; se esta haciendo demasiado vieja . Y puede que  sea verdad; pero reniego de la forma de educación que los llamados adultos hemos adoptado para los críos. Les estamos dejando una mierda fraudulenta de mundo. Siempre quedara, q esa rebeldía [innata de la juventud] les permita salir adelante; a pesar nuestro.

      Yo vengo de una aldea  [bien pudiera haber sido un barrio] y de una de esas generaciones perdidas pero en ese ejercicio de supervivencia, aprendí lecciones inestimables que me han acompañado el resto de mi vida. Si lo circunscribo a eso que llamamos Amistad,  el barrio nos dejo la lealtad por encima de todo, el no mentir a un amigo, ni a nosotros mismos, no traicionar, no delatar,  no medrar a costa de no pisar. Podemos; pero juntos,  tu conmigo,  yo contigo. Hoy, esta maldita sociedad de la competencia,  no deja reductos donde saborear el calor de la amistad. Ni estas anónimas paginas lo consiguen. Ni nosotros mismos, mas canallas que nunca.

      Sigo manteniendo, el mismo puñado de Amig@s [mayúsculas]; con los que empece el viaje. Y aunque la vida te va poniendo buena gente con la que compartir,  incluso pasiones a las que abandonarse,  las ligaduras y cicatrices de aquella época,  son tan fuertes que permanecen inalterables. Claro que  también te encuentras otro puñado, de medio hijosdeputa con los que  uno ya ni se molesta en patearles el culo, porque ya no estamos para perder el tiempo; sabemos usar la indiferencia.
Ciudades
Las ciudades nos devoran,
perdidos en calles y rúas,
en avenidas marginales
donde coches pasan, 
contaminando estatuas.

Memorias de un pasado,
que se ríe de nosotros.
Tristes vidas proscritas sin sabor.

Semáforos que nos llaman,
Marcando nuestro ritmo, 
guiando el rebaño.
Tiendas que consumen el alma,
donde dejas todo, 
hasta lo que no tienes.

Lloras los pecados de la vida,
para poder vivir
 en la necesidad del pecado.
Caminas sin respirar,
entre el tabaco de un cigarrillo
 que quema el sol.

Rostros desgastados,
 sin la alquimia del don…
Del don que genera la vida,
que nos olvidamos recordar,
pues el presente es ya pasado.

Hay una extrema necesidad del ser,
en este caos organizado,
donde el rico y el pobre 
conviven codo con codo,
no mano con mano.

Insostenible levedad del ser ,
consumo descifrado, 
en borrachos gestos
ojos tristes, ciegos a veces.
Lamentos de quienes 
lloran por piedad.

Perdonarme estas osadas palabras,
Una justicia ciega 
que libera al condenado,
Donde la balanza se inclina 
siempre para el mismo lado.

Ilusiones en alquimia barata,
informativos de la tv 
que venden el alma
de un pueblo que traga y traga
Todo aquello que ve.

Grito en el silencio aglutinado,
de quien está ya harto.
Perdóname por vivir en esta selva
Donde cada animal es mejor que yo.

© PieL

Compartimos entre pieles

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...