miércoles, 24 de junio de 2015

Rebosa la palabra

Con demasiada frecuencia 
subestimamos el poder de un roce, 
una sonrisa, una palabra amable, 
un oído atento, un cumplido sincero, 
o el menor acto de interés ... 
todos los cuales tienen el poder de 
cambiar por completo una vida
Leo Buscaglia


Frente a mi una página en blanco
despacio, sin saber bien porqué
voy soltando trozos de alma.
La hoja se llena poco a poco
pequeñas letras, susurro de un corazón
que canta una melodía de nostalgia.
Las letras se ensamblan
forman diminutos montículos
 de emociones
sin definición, sin límites,
apenas, montones de sensaciones
sueltas al viento del norte,
se transforman en lágrimas de lluvia menuda
En las frases construidas por el pensamiento,
crecen bocados de un sentir que nació
Florecen como amapolas, libres
al sentir la brisa suave del atardecer,
se embarca en la balsa del tiempo
toda la magia que temía morir.
El blanco gana color a un mirar
que se pierde en un cielo azul,
la línea del horizonte la tiñe de amor
de pasión en un sol que se hace infinito
en un fin del mundo
donde las emociones son olas de un mar
siempre cambiante, siempre batiente.
Nacen tempestades de dolores.
Las olas que las palabras hacen ondular
en el océano de mis sentidos
besan la playa de  mi ser
azotándome con ímpetu la ausencia,
sin puerto de abrigo donde recalar
me dejo naufragar.
Otra página de la vida está escrita
rebosa palabra sueltas,
emociones sentidas.
Palabras sin color, vistiendo de negro
soportando el peso de la ausencia
guardando en las estrellas
toda esperanza de un sueño

© María

Compartimos entre pieles

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...